Ajuste de cuentas sangriento en barrio 20 de Febrero

POLICIALES 06 de febrero de 2018
Ricardo Daniel Burgos, alias “Pitelo” fue ultimado a balazos cuando estaba con un grupo de amigos en el Pasaje Saravia del barrio de 20 de Febrero. Se trataría de un ajuste de cuentas por unos enfrentamientos anteriores con otro vecino. También, hay otros tres heridos que se recuperan en el nosocomio local. El Expreso logró recopilar información fundamental para entender un caso confuso que mezcla violencia, drogas y alcohol.
IMG-20180205-WA0036

Cerca de las 20.30 del lunes, el Pasaje Saravia, entre calle 12 de Octubre y Aniceto Latorre, se quedó consternado ante la violenta escena que presenciaron los vecinos. Parecía una película de acción donde un sicario apareció con una escopeta y empezó a disparar contra un grupo de amigos que estaban bebiendo en la esquina de siempre. Se trataba de un ajuste de cuentas y el primer proyectil era para Ricardo Daniel Burgos, conocido desde chico como “Pitelo”. No tuvo tiempo de defenderse, cayó rotundamente en la puerta del garaje de su casa y nadie se animó a tomarle el pulso. Otros tres también habían ligado en la balacera y nadie entendía lo que sucedía.

Los vecinos dieron el alerta al sistema de emergencias y bastó un par de minutos para que la zona cuerva quede llena de policías. La investigación del homicidio quedó en manos de la Fiscalía de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas Nº 1, a cargo del Dr. Pablo Rivero, y la División Homicidios.

27654390_10213340744785241_4027333305912736400_n

El Expreso consultó a una fuente cercana, quién contó que el sobrino de “Pitelo”, de apodo “Pelusa” (también herido en el tiroteo), se había peleado con un tal Ángel hace dos semanas atrás, luego de haber estado tomando juntos y desconocerse. En esa ocasión, Pelusa lo había apuñalado a Ángel quién estuvo varios días internado. Al recuperarse, volvió al barrio y se juntó con Pitelo para consumir alcohol, como era de costumbre, pero en ese momento apareció Pelusa y la situación se descontroló. Los machetazos empezaron a repartirse por todos lados y Pitelo ligó un par de cortadas al defender a su sobrino.

Después del enfrentamiento, Pitelo andaba como loco por el barrio de un lado a otro con el “fierro” buscando a Ángel. Ambos viven en el mismo pasaje pero con una cuadra de diferencia. Al no dar con el agresor, comenzó a disparar sobre su casa pero no se percató que había una mujer con niños. Se trataba de “Mari”, hermana de Ángel y pareja de un tal “Seco” de barrio La Loma. Este último sería quien tomó venganza por ese episodio, matando a Pitelo de un escopetazo y dejando a los tres heridos.

Ricardo Daniel Burgos

“Pitelo era muy malevo, fue jefe de la 12, la barra brava de Central Norte. Cuando estaba sano era bueno pero si tomaba se perdía. Si él hubiese tenido la oportunidad de matarlo al otro, lo hacía”, contó una fuente cercana de El Expreso.

Los que conocieron a Pitelo, cuentan que no tenía un trabajo digno, andaba “jodiendo” todo el día con la “falopa” y hasta llegó a estar varios años preso por venta de estupefacientes. Esa caída le costó perder el liderazgo de la barra brava del cuervo pero sin aprender la lección, volvió a quedar preso al poco tiempo de recuperar la libertad. Su hermano es Daniel Gustavo “El Chueco” Burgos, quien fue detenido por un hecho ocurrido la madrugada del 25 de diciembre de 2017 cuando le disparó a un hombre en la cabeza con intenciones de robarle. Y por si fuera poco, también tiene una hermana a la que señalan como “la viuda negra” porque engaña a los hombres, los duerme y les roba. Habría estado un par de años tras las rejas por estos ilícitos.

Pitelo vivía junto a su sobrino y su padre, un jubilado de la UNSa. Los allegados dicen que era una familia común pero que los hijos optaron por las malas andanzas. La madre había fallecido un tiempo atrás por un cáncer.

“El barrio está cada vez peor. No se podemos sentar en la vereda porque comienzan los tiros. Tenemos miedo porque es una zona linda pero está arruinada por los piperos. Una cosa es contarlo y otra verlo, aquí viven apuñalándose, antes no se mataban pero ahora eso es común”, expresó un vecino.

Te puede interesar