La mujer que se encadenó afirma que es víctima de una persecución política

JUDICIALES 29 de enero de 2018 Por Sebastián Alejandro Cardozo
Camila Rueda se volvió a encadenar pidiendo que le devuelvan su puesto de trabajo en la Municipalidad de San Lorenzo. Luego de una conciliación obligatoria fallida, la mujer insiste en que no hay fundamentos para despedirla y que es víctima de persecución política. Esta vez se manifestó en las afueras del Poder Judicial y la acompañaron familiares y delegados de ATE Salta.
20180129_113553
Camila Rueda encadenada en el Poder Judicial

Camila Rueda fue despedida de la Municipalidad de San Lorenzo, tras ocho años de servicios y con un embarazo de cinco meses. La desempleada ya había reclamado, encadenándose en el edificio municipal para volver a sus funciones y ahora, al no tener solución, llegó hasta la justicia.

“Se me despidió injustamente, si fuese por una causa justa, agarro mis cosas y me voy a mi casa. Todo esto fue armado, un compañero me pidió disculpas porque fue apretado por el Intendente para que declare en mi contra. Esta persecución tiene data de dos años, llega un momento donde hay que decir basta”, explicó Rueda.

La mujer contó a El Expreso que después de su primera medida de fuerza, intervino el Ministerio de Trabajo y llamó a una conciliación obligatoria pero no tuvo acuerdo. “Me ofrecieron un subsidio por dos meses más y después se acababa toda relación con la Municipalidad. No accedí porque no cambia de nada la situación, encima el contrato era sin prestación de servicio. Fue imposible aceptarlo”, aseguró.

Debido al rechazo del ofrecimiento, el caso se judicializó mediante un recurso de amparo pero todavía nadie se promulgó al respecto. Por esta situación, Rueda se volvió a encadenar en la puerta principal del Poder Judicial y dijo que la recibió la jueza Mercedes Filtrini, quien le garantizó que no va a dejar que le sigan pasando por alto sus derechos y sobre todo, porque está embarazada. Se espera que entre miércoles y jueves, haya novedades sobre la medida cautelar.

La mujer quiere recuperar su puesto de trabajo pero uno de los argumentos del despido, tiene que ver con imágenes que comprueban que estaba durmiendo en su puesto laboral. Las fotografías comenzaron a circular cuando se conoció el caso pero Rueda afirma que no es un justificante.  “Sabía que el Intendente es muy rencoroso pero no me lo esperaba. Una vez que salieron las fotos, me causó una sensación fea pero se reafirmó mi postura con otra compañera que también está embarazada. No fui la única durmiendo, si se hacía y ellos lo sabían”, manifestó.

Por su parte, Juan Arroyo, Secretario General de ATE Salta, quién estaba acompañando a Camila en la lucha para que vuelva a su puesto laboral, expresó que “en su estado, seguro se pudo haber dormido, es un ser humano y había estado trabajando durante muchas horas”, al tiempo que sostuvo que “hubo persecución dado que ella fue fiscal de una elección de delegados que se hizo semanas atrás. Camila controlaba que la elección sea transparente pero había situaciones irregularidades de parte de la patronal de meterse en cuestiones que tienen que ver con los trabajadores y no con funcionarios de la Municipalidad”.

20180129_113453

Sebastián Alejandro Cardozo

Cronista de Judiciales y Policiales de Periódico El Expreso

Te puede interesar