La Merced bajo el agua

INTERIOR 10 de enero de 2018 Por Claudio Yapura
A los desagües naturales que aún el gobierno no ha podido corregir jamás en la zona de La Merced, se sumaron los privados que se realizaron ante la “vista gorda” oficial. La bronca del Gallego Pérez por la inversión arrasada por otra crecida más… Y van…
26233582_2029768543974409_9175304941397910075_o
El intendente y gente de la zona, observan los rompimientos que provocó el agua en los caminos.

Desde el fin de semana pasado las intensas lluvias no dan tregua en el Valle de Lerma, y en la localidad de La Merced. Como todos los años, una zona rural se encuentra aislada y sin servicios.

Las aguas de las lluvias del fin de semana, arrasaron con todo: postes de luz, tendidos eléctricos, casillas de gas, dejando familias aisladas.
Uno de los grandes problemas se genera en la zona llamada Finca Berruezo, desde hace años. Allí, cada año, las crecidas tiran por tierra la inversión que realiza la Municipalidad en la zona. Y la causa principal es que allí desemboca toda el agua que baja de los desagües de Rosario de Lerma, y de los que se realizaron en diversas fincas privadas que prácticamente convierten al camino a Finca Berruezo en un río descontrolado. ¿Por qué se autorizaron desagües hechos por el hombre justo sobre ese camino? No se sabe. 

El intendente Juan Angel Pérez salió a pedir un mayo control a Recursos Hídricos de la Provincia para evitar aislamiento y sufrimientos a las familias afectadas. “Tiene que realizar controles fuertes a los finqueros y garantizar la seguridad de los vecinos”, reclamó. 
Pérez destacó que durante todo el año se realizan trabajos de mantenimiento con inversiones municipales, y el agua que baja de las zonas altas del Valle de Lerma arrasa con todo, provocando también perdidas económicas para los vecinos del lugar.
Este problema, además, afecta directamente a la Ruta Nacional 68, donde va finalmente toda el agua. Este fin de semana, cientos de vecinos de diversos puntos del Valle de Lerma y turistas que visitaban la provincia y se dirigían a los valles calchaquíes, permanecieron varados a orillas de esta ruta totalmente inundada.

Obviamente, cuando las aguas bajen del dinero invertido por la Municipalidad, no habrá ni rastros. Sólo lamentos.

Te puede interesar