"La gente del Parque San Martín siempre fue reacia a cumplir con las medidas de salubridad"

Así lo aseguró la subsecretaria de Salud y Ambiente Humano de la municipalidad, Mónica Torfe en De Buena Fuente. "No quieren aprender sino vender correctamente, sino en las condiciones que ellos saben y la forma que a ellos les parece más cómodo", dijo la funcionaria.
IMG-20211013-WA0019

En el marco de los hechos ocurridos el fin de semana en el Parque San Martín, dónde un joven comerciante perdió la vida a manos de otro puestero, la licenciada Torfe, explicó las condiciones de venta y comercialización de alimentos en los espacios públicos.

Al área de bromatología municipal le corresponde todo lo que es control higiénico sanitario de las ventas en la vía pública y locales comerciales.

"Nosotros normalmente planificamos salidas al parque San Martin sobre todo los fines de semana porque ahí es donde hay mucha venta y se hacen notificaciones, pero siempre los puesteros de allí han sido reacios a querer cumplir con las condiciones para la venta, por qué es gente que no quiere instruirse, sino vender en las condiciones que ellos aprendieron y la forma que les parece más cómodo, no pensando en las condiciones de salud pública de la gente", aseveró la funcionaria.

En tal sentido afirmó que la municipalidad tiene que estar presente constantemente, "por eso hicimos un montón de notificaciones porque allí se vende de todo y lo que hay que enseñar son las buenas prácticas en la manipulación de alimentos", continuó.

Luego agregó que los puesteros no cumplen con las condiciones establecidas para la comercialización de alimentos en la vía pública."Ellos tienen que tener el curso de manipulación hecho, todo está en el artículo 21 del Código Alimentario y la Ordenanza 6240 que es la que tiene el marco regulatorio sobre la venta en espacios públicos. Estás medidas no las cumplen, por ejemplo, un alimento desde que se prepara, sobre todo aquellos que tiene huevo carne o pollo, tienen que ser muy controlados. Éstos deben ser cuidadosamente preparados, elaborados y expendidos, lo que uno ve es que llevan el pollo sin refrigerar, no tienen siquiera una conservadora, lo tienen dentro de una bolsa nadando en agua", indicó la Torfe respecto a los controles realizados.

Explicó que los puesteros deben usar cofia, delantal,  barbijo y los guantes, por otro lado, las conservadoras deben tener hielo o gel refrigerante y los alimentos deben estar dentro de tupper con tapa. "El consumidor también es responsable que si ve que se infringen estas medidas, no es seguro y no lo debe consumir porque no es garantía que sea inocuo", concluyó.

Te puede interesar