Cargnello habló sobre el matrimonio y condenó el aborto

La autoridad máxima de la iglesia católica, Monseñor Mario Antonio Cargnello, Arzobispo de la Arquidiócesis de Salta, brindó la homilía y habló a los fieles en un mensaje de paz mediante la recuperación de las bases religiosas, el contraer matrimonio, a la par que condenó enfáticamente la interrupción voluntaria del embarazo.
Screenshot_20210915-175946~2
El jefe de la Arquidiócesis inició el mensaje afirmando que "vivimos en un mundo marcado, que no promueve el amor ni la entrega, se teme al compromiso permanente, usamos al otro sólo como un remedio a la soledad, todo es descartable. Cada uno usa, rompe, estruja y aprovecha lo que le sirve y después adiós" , definió Cargnello y, luego, afirmó que la base de las familias es el matrimonio, y cuestionó que "el narcisista es incapaz de mirar más allá de sus deseos, y esto afecta a personas mayores que rechazan el ideal de envejecer juntos, cuidándose y sosteniéndose;".
Cargnello repudió el aborto, refiriéndose a la situación que interpela a la provincia luego de los hechos ocurridos en Tartagal, “La crisis de la familia marca a muchísimos niños que no alcanzan el oxígeno del amor pleno. Son tantas las situaciones dolorosas. Son muchas las notas de nuestra época que afectan a la vida de familia, el descenso demográfico, el debilitamiento de la fe y de la práctica religiosa, una mentalidad antinatalista promovida por las políticas mundiales de salud reproductiva, y por la falta de coherencia de legisladores que se profesan cristianos, por la falta de una vivienda digna… Podríamos señalar otras notas pero permítanme destacar con el Papa la situación de la gran cantidad de niños que nacen fuera del matrimonio, que crecen sin la contención de papá y mamá… ¿Qué decir de los niños explotados sexualmente o que, incluso en los lugares en los que deberían ser contenidos sufren la humillante experiencia del abuso sexual, sea en la familia, sea en las escuelas, sea en comunidades o instituciones cristianas? Perdón a los niños por ello. Por eso el amor de los esposos a la vez que se entregan mutuamente dan la realidad del hijo. La familia es el ámbito no sólo de la generación de un hijo sino también de la acogida de la vida que se recibe como un don de Dios. Desear un hijo, acogerlo desde el instante de su concepción, esperarlo soñando es transmitir al hijo, ya desde el seno materno, la experiencia de ser amado antes de que lleguen. Es susurrar al oído del hijo que se va gestando, la noticia más hermosa para el ser humano: ¡Dios te ama! Ésta magnífica y fascinante tarea de una pareja es la expresión del respeto por el derecho a la vida que tiene el niño desde el momento de su concepción y se prolongará en el cuidado, educación y amor a lo largo de la existencia. Ese respeto a la dignidad del niño nos lleva a afirmar la necesidad que el mismo tiene a una mamá y a un papá, que se aman mutuamente y que envuelven al hijo como un nido protector”, continuó.
A continuación, afirmó: “Tu eres la luz del mundo, te damos gracias. Que tu santo espíritu nos ilumine para poder discernir con claridad cuáles son las tinieblas de nuestra vida y de la historia de nuestro pueblo abriéndonos a la luz de tu persona y de tu mensaje”. 
Finalmente, reflexionó sobre la situación sanitaria y económica que que castiga a la provincia. “Reconocemos una situación de crisis que marca nuestro tiempo y que se ha visto agravada por la pandemia. La crisis económica provoca un aumento grande en el número de los pobres y de los excluidos. La crisis social alimenta la grieta entre grupos que se enfrentan por ideologías. La crisis educativa golpea a generaciones de niños y jóvenes que quedan relegados en el camino de la educación”, lamentó Cargnello.

Te puede interesar