Volverse de plastilina y amoldarse a los cambios

SOCIEDAD 04/08/2021 Por Itati Soledad Ruiz
Entre distancias y protocolos sanitarios nace el “Ciclo Plastilina”. En el marco de reactivar la escena artística local y sumidos en medio de una pandemia que modificó la vida de todos, la propuesta tiene la intención de acercar productos locales para valorizar nuestra cultura, desenfrascarnos de algún modo de la “gran industria” y moldearnos para los cambios que atraviesa la sociedad toda, como si fuéramos plastilina. El primero de cuatro encuentros, tendrá lugar en la Usina Cultural el próximo 8 de agosto a las 18 horas. El Expreso dialogó con Melania Mas, organizadora del evento, B-Yami y Fran Resina, quienes harán vibrar el escenario al compás de su música.
IMG-20210803-WA0041

Llegó la pandemia y fue como un balde de agua fría, de repente se terminaron ciertas formas de entretenimientos y actividades ligadas al ámbito cultural tal y como se las conocía. De un día para otro ya no se podía ir a conciertos, a ver el ballet, muestras de fotos, ir a las galerías. Era como si “La obra Después del fin del Arte” de Arthur C. Danto, finalmente se hubiera cumplido: la aparente muerte de los movimientos artísticos y de los grandes relatos habían sucumbido.

“Partiendo desde esa premisa es que hacemos “Ciclo Plastilina”, como el nombre lo dice, es un ciclo flexible, maleable. La idea es acomodarnos a la nueva normalidad que tenemos, viendo los protocolos y todo lo necesario para seguir cuidándonos, pero sin dejar de lado la cultura y el arte y de esa forma es que sale la idea”, contó la organizadora del evento Melania Mas, preocupada ante el duro revés que sufrió el arte, no solo en Salta sino en el país entero.

La idea de “Plastilina” es retomar los shows en vivo, escuchar música y romper de cierta manera con la rutina de la vorágine del día a día. Constará de 4 ediciones en las que irán pisando el escenario diferentes artistas locales. La primera será el 8 de agosto a las 18hs en la Usina Cultural y actuarán B-Yami y Fran Resina: “Ella viene del mundo del rap, oriunda del barrio Limache y sus letras tienen un alto contenido feminista, de mujeres empoderadas. Él por su lado, como lo proclama realiza “pop rancio”, mezclado con un poquito de todo porque también incursiona con el trap, indi”, adelantó Mas sobre el recital del domingo.

La segunda edición será el jueves 12 a las 19.30 horas y actuarán Lana con live set, que mezcla música electrónica con andina, también tocará “New Rusia a la vinagret”; “todos artistas locales que fueron golpeados por la pandemia ¿no? Y esta necesidad de los trabajadores de la cultura de volver a salir, crear y retomar ese trabajo”, agregó Mas.

El tercer encuentro tendrá lugar el domingo 22 a las 18hs con Cele Martin, quien realiza música contestataria. Finalmente, el 29 a las 18, cerrarán el ciclo “Chochi y los seres extraños”, una banda constituida por jóvenes de entre 18 y 20 años, con un amplio repertorio de canciones propias.

Las entradas están a $400, se consiguen en “Atipico” Zuviria 408 y ya están a la venta.

Para tender puentes usando plastilina

La cultura es un tejido de relaciones creadas por el ser humano, que a su vez también lo transforman. Existe una imperiosa necesidad de convertirnos en “plastilina” y re aprender a convivir con el arte mediante los protocolos y nuevas herramientas digitales para que el arte no muera en los rincones más oscuros.

Así lo entienden B-Yami y Fran Resina, quienes hablaron sobre su participación en la Usina Cultural, pero también contaron sobre su paso en la música.

Su nombre de pila es Franco Padilla pero el artístico es Fran Resina, utilizando un apellido que lleva en la sangre pero no en los papeles, “no lo tengo legalmente porque no está en el documento, pero se empezó rumorear ‘ahí está Resina’, ‘Resina de acá, Resina de allá’, entonces pensé “buen ya fue, nos pongamos Fran Resina” y no me nacía ponerme un seudónimo de de artista ¿viste? Esos nombres que se ponen. Yo dije ‘bueno esto es lo que soy y doy la cara con mi nombre’, todo lo que pase es mi nombre”, cuenta el artista sobre sus orígenes.  

Fran Resina1 PH Peanut Damián

Por el 2015 tenía la típica bandita de garaje con la que se inician la mayoría de los artistas, se llamaba “Masivo” tocaban rock and roll y hacían covers, incluso grabaron un disco. En 2019 conformó una banda pop que se llamaba “Sintax Error”, “fue ahí que dije ‘en 2020 tratemos de ver el modo de ser solista, que sea mi año’, lo cual no fue por la pandemia. Siento que desde el 2020 comenzó todo con “Fran Resina” y lo demás fue sumando experiencia supongo”.  

Si bien cuenta con el apoyo de su familia, la música no es algo que se haya transmitido de generación a generación, “empecé a tocar guitarra a los 7 años. Tenía un tío que tenía un guitarra, pero no la usaba. De ahí agarré el gusto y pasé a explorar otras cosas, por ejemplo, el teclado, la bata; pero no hubo mucho nivel artístico o marca en mi casa”, recuerda el artista.

Su participación en el Ciclo Plastilina significa la vuelta a los escenarios para el joven músico, “tenemos la oportunidad con B-Yami de realizar la apertura del evento, que va a ser en la Usina Cultural un lugar que por suerte hoy en día se le está dando bastante lugar a la escena”, indicó. Al respecto adelantó que tocará “pop rancio” a través de muchos efectos y los mesclará con un tinte de psicodelia.

Además, cuenta que transitar la pandemia como artista fue complicado, puesto que para comienzos de abril empezaría una gira que si vio truncada por la cuarentena y decidió enfocarse en la grabación de música desde su casa. La última fecha que tuvo en el año fue en julio, en la Usina Cultural vía streaming, por internet y sin público, “fue bastante extraño la verdad que nunca experimente algo así, es sentir que estas como en tu casa ensayando, pero a la vez tenes muchas cámaras que te ven y a la vez ese contenido llega a la gente”, recordó.

Su mensaje para la gente que quiere hacer música es “que le manden mecha, esa es una palabra que digo mucho. Si yo también pase por eso de decir ‘mira no sé si a la gente le va a gustar’ pero el punto central de todo esto es tratar de ser uno mismo y disfrutarlo ¿no? Creo que estas cosas se hacen con ese sentido. Siempre va a haber posibilidades, siempre va a haber entornos donde puedas vincularte con otros artistas. Hay que animarse nomas, que todas las oportunidades de alguna forma van a llegar” finalizó.

Por su parte B-Yami cuenta que sus inicios en la música fueron con los pibes del barrio Limache cuando era más chica y se juntaba en la esquina para realizar rap y tomar unas birras, “lo hacía para divertirme y como hobbie, después me fue gustando mucho, investigué el tema de las batallas y  bajé pistas de YouTube y así nació mi amor al arte”, relató Yamila, cuyo nombre artístico escogió minuciosamente para no perder la identidad; “La “B larga adelante es por la palabra ‘by’ del inglés; como decir música ‘por’ Yamila”.

FB_IMG_1628039536165

La prestigiosa B-Yami irrumpió en la escena local de la mano de su hit “Te querés matar”, que tuvo más de 3.9 millones de reproducciones en la plataforma YouTube ya hace tres años. Ella define su música como rap femenino de la calle, “me gusta ser empática con las pibas y contar todas sus vivencias, lo que pasamos. La realidad que quieren ver y la que no quieren también; cuento lo que me pasó a mí, a mis amigas, lo que una piba de barrio sufre día a día y no se ve”, en dicho sentido asegura que tiene mucho apoyo por parte de las mujeres, pero todavía hay un gran sector que no acepta su arte debido al contenido que promueve.  

Desde que su carrera despegó en 2019 no para de cosechar éxitos, la cantante de la cabellera larga pelo negro y tatuajes en la mayoría del cuerpo que rompe esquemas, también realiza labor social “estoy haciendo talleres de freestyle por todos los barrios y estuvo muy bueno. Estaban destinados en principio para mujeres nada más como un lugar de expresión, pero nos sorprendimos cuando vimos varones, niños, niñas y adolescentes así que ampliamos el cupo y fue sorprendente y linda la movida del hip-hop”, añadió. 

Además, contó que el próximo sábado 7 de agosto será jurado en una batalla barrial de freestyle llevada a cabo en el CIC de Solidaridad durante la tarde, donde se entregarán premios a los ganadores y se fomentará el arte callejero “es para que los pibes puedan continuar con su carrera artística porque es muy difícil ser artista independiente en estos tiempos así que es mi manera de ayudar a puedan cumplir sus sueños”, afirmó.

En esa línea explicó que los músicos tuvieron una temporada muy difícil, el año pasado y principio de este porque no podían realizar espectáculos, “yo hasta mi trabajo perdí con la pandemia, me cortaron todos los shows programados por ende no tenía una entrada sustentable, pero a la vez me ayudó a ver otra realidad y poder escribir nuevas canciones y en ese sentido si me sirvió”, agrega la joven cantante.

Pese al mal momento que atraviesa el arte en este tiempo de pandemia,  agradece la oportunidad de poder tocar en el “Ciclo Plastilina”, “estoy súper contenta porque nos da un espacio a todos los artistas salteños para que podamos mostrar nuestro arte y talento, es fascinante lo que se realizará un la Usina y me pone feliz de que nos tengan en cuenta y valoren no solo a la música extranjera”; dijo y reflexiono sobre la diferencia que encuentran con los artistas folclóricos o de cumbia que suelen ser los más convocados en la provincia para los espectáculos en general.

El mensaje que B-Yami les brinda a todos los artistas que están peleando por sus sueños es que no bajen los brazos, “les transmitiría que aunque les digan que no se puede, nada es imposible, todo se puede hacer sin importar la edad. Todo está en la mente, en la ley de atracción, podemos ser lo que queramos ser”, finalizó.

La obra Después del fin del Arte de Arthur C. Danto, parece indicar que el arte “ha muerto”, pero en realidad apunta a la adaptación de los “nuevos ciclos plastilinas” que nos tocarán vivir en la nueva normalidad; a entender que las nuevas expresiones se deben entender desvinculado a los viejos relatos y paradigmas: hay que abrir la mente a un contexto totalmente novedoso.

La pandemia nos hizo llorar y lamentar muchos muertos, que el arte no sea uno de ellos.

 

Te puede interesar