Caso “Tita” Gine: “Es posible que haya sucedido algo similar a un brote psicótico”

JUDICIALES 30/07/2021 Por Redacción El Expreso de Salta
El juicio contra Agustín Morales, Federico Detzel y Tania Aguirre llegará a su final el próximo lunes 2 de agosto y las pruebas de criminalística y psicológicas son fundamentales para determinar quién mató a María Leonor “Tita” Gine. La Fiscalía ya abrió el paraguas y pidió incorporar subsidiariamente el delito de encubrimiento agravado para dos imputados, dejando al nieto como único autor material pero ¿bajo qué condiciones cometió el hecho? Una psicóloga habla de algo similar a un brote psicótico.
gine2307

Los más importante de la segunda semana del juicio por el femicidio de “Tita” Gine, fueron los testigos que se encargaron de describir los serios problemas de adicciones que tiene Agustín Morales desde los 13 años. Pasó por varios centros de rehabilitación pero nunca tuvo la voluntad de curarse, incluso llegó hasta escaparse de algunos lugares. Su familia ya no sabía cómo rescatarlo del vicio porque siempre terminaba cayendo en el consumo y la única que le tendió la mano al final, fue su abuela. “Ella lo amaba  a su nieto”, dijo la empleada de la víctima durante el juicio, al tiempo que agregó que Agustín se encerraba a fumar en el baño, no necesariamente cigarrillos. Otros vecinos del edificio de Av. Belgrano al 900, dijeron que siempre encontraban envoltorios en los pasillos y que una vez vieron al joven en paños menores fuera de sí. La abuela por vergüenza pedía que no cuenten nada, que estaba enfermo. Gine nunca midió la confianza y el cariño que sentía por Morales. 

El licenciado en criminalística Marcelo Ebber dijo que junto a Carlos Parraga, realizaron el análisis de las prendas de vestir de la víctima y de los imputados. Además, se realizó una reconstrucción integral del hecho como así también análisis forenses de huellas de pisadas, tanto de pies desnudos en la cocina como huellas de calzados que había en los dormitorios y comedor del departamento. “Lo interesante es que de los informes criminalísticos, tanto del Tribunal del Juicio, Ministerio Público y el nuestro, llegan a la conclusión de que hay un solo agresor con un arma homicida en el horario de 19.51 a 20.57 del 27 de marzo de 2020, cuando sucedió la agresión y la muerte de la señora Gine”, indicó.

“La huella de los calzados coincide con los imputados. Fue un trabajo muy importante del Ministerio Público para recolectar las huellas de calzados y posteriormente el secuestro de las zapatillas de los imputados para luego identificarlos.  En relación a la cocina, donde encontraron el cuerpo, solo se identificó una huella de calzado que pertenecía a Morales pero luego en el resto del departamento si coinciden las huellas con Detzel y Aguirre. La información genética presente en el cuchillo, es decir el arma homicida, nos indica que el ADN es del nieto y la víctima, no hay de otras personas. También encontramos muestras genéticas en sus prendas de vestir debido a la salpicaduras que surgen de la agresión. Esto último no lo encontramos en la ropa de los otros imputados”, agregó Ebber.

Consultado sobre las más de 30 puñaladas que presentaba el cuerpo, Ebber explicó que “a través de los peritajes se pudo conocer que como se encontraban juntos en la cocina, un lugar reducido, la agresión comienza de frente de acuerdo a las heridas defensivas y luego los otros cortes se producen a una altura menor a los 60 centímetros por los patrones de mancha de sangre que se observaron en los muebles, heladera y mesada”.

Por otro lado, la primera psicóloga y perfiladora criminal que asistió a Agustín Morales cuando fue detenido, Licenciada Alejandra López, indicó que “presenta mecanismos defensivos muy particulares, ansiedad persecutoria por ejemplo, conductas oposicionistas, rasgos narcisistas. También, sentimientos de inadecuación, necesidad de hacer terapia y un precoz inicio en el consumo problemático de sustancias.  Además, se destaca que la dimensión intelectual de él, se encuentra en condiciones, puede ser debido a la edad que tiene, es decir que no se encuentra alterada su capacidad de razonamiento o entendimiento. Puede comprender las emociones de los demás, los afectos pero tiene falla en la expresión de sus emociones, lo que puede conducirlo a que pueda en algún momento ir en contra de sí mismo o de terceros”.

“Los factores que conducen a una persona al consumo de sustancias psicoactivas, son muchas. Un factor que puede promover esta conducta es una desavenencia a nivel de los padres, puede haber sido los cambios de domicilios repentinos y frecuentes, a lo mejor la promiscuidad de uno de los padres porque todo eso provoca un sentimiento de alta inseguridad en él. Además, la falta de control de los padres en la adolescencia y se evidencia desinterés en su educación por eso abandonó los estudios. Su único lugar seguro parecía ser la de sus pares, la gente de su edad, ahí busca afianzar su seguridad”, agregó López.

Consultada sobre un “brote psicótico” como detonante para cometer el crimen de su abuela, la profesional manifestó que “Agustín tenía una conducta errática de por sí, en esa conducta es posible que haya una falla a nivel de los impulsos porque va a tratar de desestimar o deshacerse de aquello que le impide concretar sus fines. En este caso, es continuar con el consumo así que es posible que haya sucedido algo similar a un brote psicótico, sobre todo por la personalidad que presenta”.

Te puede interesar