Condenaron a dirigentes de ATRES por estafar con planes sociales

JUDICIALES 11 de mayo de 2021 Por El Expreso de Salta
Dirigentes que pertenecen a la Asociación de Trabajadores Rurales y Estibadores de Salta estafaron a 28 beneficiarios del Sueldo Social Complementario. Deberán realizar un pago resarcitorio por 700 mil pesos.
IMG-20210511-WA0005

En el marco de un juicio abreviado, el Juzgado Federal de Garantías N°2 de Salta condenó a Ernesto Cándida Ojeda, Carolina Gabriela Reartes y Valeria Calizaya tres dirigentes de la Asociación de Trabajadores Rurales y Estibadores de Salta (ATRES) por el delito de defraudación a la administración pública, quienes recibieron penas de tres, dos y un año de prisión de ejecución condicional. La Unidad Fiscal Salta llevó adelante la investigación desde agosto del año pasado y la fiscal federal subrogante Paula Gallo presentó el acuerdo, en el cual también se impuso el pago de una suma de dinero en materia de reparación del daño y reglas de conducta, entre ellas fijar residencia, someterse al control del Patronato de Liberados y no tener contacto con las víctimas de la maniobra fraudulenta.

Los tres gremialistas deberán pagar 489 mil pesos, suma en la que está incluida la devolución del dinero que percibieron mediante engaños de los beneficiarios afectados, para quienes se convinó un pago resarcitorio de 5 mil pesos para cada uno.

Por otra parte, la fiscal señaló que se acordó también el pago de otros 211 mil pesos, dinero que será destinado a un puesto sanitario en la localidad de Rosario de Lerma, pues las personas afectadas por estas maniobras pertenecen a ese municipio. “Esto se resolvió previo diálogo con la dirección del Hospital Joaquín Corbalán, de esa localidad, quienes, una vez enterados de esta posibilidad de contar con el dinero procedente de este proceso penal, establecieron que el mejor destino era el puesto sanitario elegido, el cual había quedado a medio implementar por faltas de fondos”, explicó Gallo.

IMG-20210511-WA0004

El fraude

La fiscal subrogante solicitó el decomiso de bienes que fueron secuestrados en allanamientos realizados en la sede gremial de ATRES, en Rosario de Lerma y en la casa de los ahora condenados, entre ellos computadoras, teléfonos celulares y una tablet. El MPF explicó que la fiscalía comenzó a actuar a partir de la denuncia radicada por algunos afectados en la comisaría 14, de Rosario de Lerma, a la que luego se sumaron otras realizadas ante Gendarmería Nacional. Allí revelaron que, desde julio de 2020, los tres hombres se dedicaban a captar a personas en situación de vulnerabilidad con el objeto de tramitar beneficios sociales del Estado Nacional, específicamente el Salario Social Complementario y quedarse con parte o todo el beneficio.

A cambio de esas gestiones, exigían un pago mensual de mil pesos de esos fondos estatales, mientras que en otros casos se quedaban con la totalidad de dos salarios, en ese entonces de $8.500. Además de ello, las personas que recibían -a medias- estos beneficios eran obligados a realizar tareas para la asociación sindical. “Debían prestar distintas tareas laborales, desde atender la sede de la asociación, hacer empanadas para la venta y vender rifas, caso contrario eran obligados a comprarlas ellos mismos hasta participar de actos políticos y realizar campañas de afiliación”, mencionó la fiscal subrogante al respecto.

En caso de no cumplir con estas tareas pesaba sobre los beneficiarios estafados la amenaza de perder tanto el subsidio como el bolsón alimentario, para lo cual bloqueaban las tarjetas de cobro. De esta manera, y junto a otras maniobras de amedrentamiento, se ejercía un dominio absoluto sobre los afectados.

Te puede interesar