Investigan si hubo delito en el desmantelamiento de la casona de Caseros y Lamadrid

JUDICIALES 26 de enero de 2021 Por Redacción El Expreso de Salta
La fiscal penal 5, Gabriela Buabse, interviene en la investigación originada a partir de la posible demolición de una casa histórica ubicada en calle Caseros 1401, esquina Lamadrid, de la capital salteña. Ordenó distintas medidas y el caso pasó a la Unidad de Delitos Económicos Complejos, por la temática.
DXNOHERUORE6PAHPMB6DNIT4NA

La Fiscalía penal inició la averiguación preliminar, de oficio, y en virtud de las distintas publicaciones en medios de comunicación referidas a la posible demolición de la casona histórica ubicada en el macrocentro de la ciudad.

Entre las medidas ordenadas, tendientes a valorar la existencia de un hecho delictivo, la fiscal Buabse libró distintos oficios a la Municipalidad de Salta, Área de Desarrollo Urbano, de Fiscalización de Obras y de Edificios Históricos. Otro oficio fue dirigido a la Dirección General de Inmuebles de la Provincia, para que remita a la Fiscalía el informe de dominio del inmueble en cuestión, con todos sus antecedentes registrales. Por otra parte, ordenó una inspección ocular a cargo del personal de Criminalística del CIF.

De acuerdo a las primeras informaciones recabadas, el inmueble, de arquitectura neocolonial y donado oportunamente a la prelatura de la Santa Cruz y del Opus Dei, no se encuentra catalogado como bien patrimonial contextual, arquitectónico ni monumental en el Registro de la Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta.

La Ley 7418, de Protección del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta establece que la CoPAUPS define el otorgamiento de cualquiera de esas categorías a los inmuebles correspondientes y que debe velar por su protección.

Según pudo conocerse, la casona histórica perteneció a “los Franzini”, una familia que de buena fe donó el inmueble hace 10 años al Opus Dei de Salta. La finalidad era crear una institución religiosa para brindar contención, entre otras palabras, para que concurran quienes busquen consuelo y fe a través de la palabra de Dios. Sin embargo, nunca se utilizó para tal finalidad. Al ser vendida y demolida, desde la familia salieron con los “tapones de punta” recordándole al Opus Dei que había ya dado funciones no acordadas a la casa y que por ello les habían mandado carta documento, jamás contestada. Esto fue cuando se le alquiló la propiedad al colegio Uzzi College para que funcionara su jardín de infantes cerca de una década.

La realidad es que se hicieron denuncias en las redes sociales porque se está demoliendo y esto causa indignación de quienes conocen su valor histórico, espiritual y patrimonial; y ahora repudian que sea siempre por lucro. El pedido concreto de la familia es que dejen de romper la casa para que se declare Patrimonio de la Provincia por su historia y su cultura.

Te puede interesar