Aguas Blancas: cruzar el Bermejo en gomón ya se cobró una vida

INTERIOR 20 de enero de 2021
El martes, al mediodía, la puso en alerta a la población de Aguas Blancas: un bagayero se cayó de un gomón que lo trasladaba desde las costa boliviana a Aguas Blancas, y no pudo salir con vida de las aguas turbias del río Bermejo. Iba en un gomón con otras diez personas. Las práctica no es nueva. Es un peligro pero las autoridades no hacen nada. (Video)
Bermejo cruzar el río en un gomón
Cruzar el Bermejo en un gomón. (Gentileza Kuky Zigarán)

En la jornada de este martes, pasadas las 13 hs., un joven de 21 años de edad, identificado como Eliseo Egues, de nacionalidad argentina, fue arrastrado por el río Bermejo cuando intentaba cruzar la frontera.
Pero fue rescatado sin vida por sus propios compañeros, que también ante la crecida del río por las recientes lluvias, ponen a diario a riesgo sus propias vidas.
La utilización de gomones en el paso fronterizo entre Aguas Blancas y Bermejo, surgió cuando se ocasionaron problemas con las famosas chalanas o cuando estas dejan de funcionar a raíz de la crecida del río porque sólo son seguras en cauce de aguas tranquilas, no cuando el río está revuelto por las crecidas. Y en estos días, por las constantes lluvias en el lado boliviano y con el río embravecido, volvieron los gomones que, por supuesto, no utilizan las instalaciones “oficiales” de embarque sino unos metros más alejados en medio el monte. Están a cargo de jóvenes audaces que con tal de ganarse la vida arman una nave con cámaras de ruedas de camiones o tractores y la ponen al servicio de la gran cantidad de gente que va y viene entre Aguas Blancas y Bermejo. El costo del paso en gomón varía según la necesidad del momento: puede costar dos mil pesos o bajar a mil pesos, si hay muchos pasajeros. Un gomón puede llevar diez o veinte personas, o quizás más. Todo depende de las circunstancias. Lo llamativo es que a pesar de ser una práctica que no está autorizada ni por Bolivia ni Argentina, las autoridades no reaccionan y actúan con total indiferencia. Tampoco hay personal de seguridad ni bomberos en las costas por si pasa algo. Por ejemplo, cuando el joven Eguas cayó al agua, los mismos pasajeros del gomón trataron de rescatarlo. Un joven se lanzó al agua a buscarlo pero cuando le agarró un brazo, ya estaba sin vida. El video, desesperante, por cierto, se viralizó el martes. Los bomberos llegaron una hora después sólo para cumplir con la tarea de rigor para dar a conocer los datos del occiso y buscar a sus familiares. Lo preocupante es que si no se normatiza o se brinda un servicio alternativo, el Bermejo puede seguir cobrándose otras vidas.

Te puede interesar