La absolución de “Betty” Saravia es un antecedente de género para la justicia salteña

JUDICIALES 04 de noviembre de 2020 Por Redacción El Expreso de Salta
Ángela Beatriz Saravia fue absuelta por el beneficio de la duda en el juicio seguido por el homicidio agravado de su esposo Luis López. La sentencia marca un antecedente de género para la justicia salteña y así lo destacaron los abogados defensores y decenas de personas que esperaban conocer el fallo en las afueras de la Ciudad Judicial. 
Sin título
Betty Saravia rompe en llanto cuando escucha que la absuelven del homicidio. Fotografía El Expreso de Salta

Simplemente “Betty”, como se hizo conocer esta mujer, pasó de victimaria a víctima del estado. Ella puso en duda la doctrina jurídica que se fundamenta en los hechos para justificar su accionar con un contexto estructural de violencia de género. Su caso no fue nada fácil de comprender, de hecho, su absolución no es lisa y llana pero la lectura que se hace sobre el fallo es de un avance profundo en la ansiada perspectiva de género que se busca por parte de los funcionarios judiciales. 

Betty había confesado delante de los jueces que mató a Luis cuando la tenía sometida en el piso y ella se defendió. Luego, en un acto irracional, mintió dando nueve versiones distintas del homicidio pero aseguró que su esposo le hizo prometer que no diría lo que realmente sucedió porque eso perjudicaría su hombría. Quizás ella no se dio cuenta de la gravedad del caso pero después entendió que en realidad ella siempre fue la víctima. Sin embargo, la fiscalía no lo entendió de esa manera y por eso mantuvo la acusación contemplando algunas atenuaciones de la pena porque precisamente, existió la violencia pero no precisamente del hombre hacia la mujer sino que “los dos eran bravos”, como sostuvo un testigo.

Para la lectura de la sentencia, el tribunal de Juicio Sala VII citó a las partes a las 8 de la mañana, escucharon las últimas palabras de la acusada y pasaron a un cuarto intermedio hasta el mediodía. Una multitud, en su mayoría de mujeres, esperaban con bombos y platillos en las afueras de la Ciudad Judicial. Cualquier cosa podía pasar y el ambiente podría tornarse difícil de controlar si a Betty no se la dejaba en libertad. Ya se había instalado la idea de que ella era en realidad la víctima, no solo de Luis sino también del Estado que nunca la protegió. 

20201104_121554

20201104_124010
Cuando los jueces dieron a conocer el fallo, Betty escuchó la palabra absolución y rompió en lágrimas, miró a sus abogados y les agradeció la dedicación y la confianza que le trasmitieron a lo largo de las audiencias. Josue Díaz Cuetto y Martín Plaza celebraron el fallo con todos los presentes porque no se trataba de un juicio cualquiera, en realidad habían logrado poner en duda toda una justicia patriarcal que ahora estaba mostrando un cambio positivo.

Sin título1
“Claramente que los jueces actuaron con perspectiva de género. Hay que conocer los fundamentos en profundidad pero quedó claro en esta audiencia, la violencia de género de la que fue víctima Betty. Ella sufrió la humillación y la tortura por parte de su agresor. Me parece que el tribunal tomó en cuenta este elemento para valorar el instituto de la legítima defensa. El caso de Betty es el de ciento de mujeres en la Provincia, ellas hacen las denuncias pero no obtienen respuesta del Estado y nadie las protege cuando en realidad es un deber internacional. Esta sentencia sienta un precedente importantísimo para Betty y miles de mujeres que viven la violencia de género de forma cotidiana”, indicó Martín Plaza.

Martín Plaza
20201104_123435
La Multisectorial de Mujeres también estuvo presente en el juicio como amicus curiae (amigo del tribunal) y algunas de sus integrantes como Isabel Soria, Tania Kiriaco y Gloria Cruz, celebraron la absolución de Betty pero remarcaron que todavía faltan muchas cosas para corregir dentro del Poder Judicial ya que durante las audiencias de debate, se escucharon cosas sin perspectiva de género por parte de profesionales que deberían conocer la Ley Micaela. 

20201104_130531
Por su parte, la familia de Luis López también estuvo presente pero no quedaron conformes con la decisión de los jueces. Para ellos, Luis siempre fue la víctima y su esposa lo mató en un contexto distinto al relatado por Betty. “La verdad que dejo la justicia en manos de Dios, me duele mucho que no haya justicia y no sea de igualdad para el hombre. Ambos ejercían violencia pero a ella la defienden todos los planeros que vinieron pero algunas son madres y deben sentir el dolor de perder a un hijo. Sé que él la amaba y ahora podrá descansar en paz. Se hizo un mal uso de la llamada violencia de género, el hombre también tiene derecho pero siempre va a callar todo lo que pasa”, dijo Norma Santillán, la madre de Luis López. 

Sin título2

Te puede interesar