Juicio por Luis López: la imputada dijo que lo mató porque sufría violencia de género

JUDICIALES 28 de octubre de 2020 Por Redacción El Expreso de Salta
Beatriz Saravia declaró en la segunda jornada del juicio en su contra por el homicidio de su esposo Luis López. La mujer afirmó que sufría violencia de género y que lo apuñaló en defensa propia. El fiscal Ramiro Ramos Ossorio está “recalculando” la imputación ya que es evidente el contexto de violencia aunque la imputada mintió varias veces al brindar la versión de los hechos.
20201027_131924
Beatriz Saravia declara frente a la jueces que mató al esposo en defensa propia.

El caso de “Betty” Saravia sucedió en diciembre de 2018 en B° 20 de Junio cuando se produjo una pelea de pareja y ella se defendió clavándole un cuchillo en el abdomen a su esposo. El hombre estuvo dos meses internado hasta que finalmente perdió la vida. La mujer dio más de cinco versiones distintas a la policía de lo que sucedió esa mañana sangrienta en su casa pero finalmente, la fiscalía encontró la forma de demostrar que ella era la verdadera autora del homicidio. Sin embargo, la causa tomó otra arista cuando Betty confesó que había mentido porque su marido no quería que se sepa lo que en realidad había sucedido ya que su hombría se cuestionaría. Los conflictos de violencia salieron a la luz e incluso los mismos vecinos dijeron que los dos tenían “mano larga” y ella era “brava”. 

Durante la primera jornada del juicio, el tribunal colegiado a cargo de los jueces María Livia Carabajal, Paola Marocco y Francisco Mascarello, dieron instrucciones para que la secretaria leyera el requerimiento de la causa. Ya en la segunda audiencia, estaba previsto que la imputada pudiera declarar y para eso se tomó prácticamente toda la mañana. El relato fue claro y preciso en señalar que la víctima era ella, que sufría violencia de género y que el Estado siempre estuvo ausente. “No recuerdo cuántas denuncias realice, creo que tres. No podía solicitar ninguna ayuda porque Luis siempre estaba conmigo. Tampoco tenía celular ni nada para defenderme. Él me decía que nadie me quería y que era una gila a la que no le importaba ni a mi mamá ni a mis hermanos. Una vez me mató a mi perra y me dijo que así también me iba a matar a mí. Como yo ganaba más que él, no me permitía que trabaje porque decía que era el hombre y me debía dar a mí”, confesó entre lágrimas la mujer.

“Cuando pasó el hecho, Luis me obligó a decirle a la Policía que habían sido muchos vagos los que le clavaron el cuchillo. Yo no sabía que le había dado un puntazo, creí que me había quitado el cuchillo porque me tenía en el piso ahorcándome, quizás se lo metió más él mismo al querer sacárselo”, aseveró Betty.

Por su parte, el fiscal Ramiro Ramos Ossorio explicó que el juicio inició con una hipótesis sólida de la fiscalía sobre que la autoría del homicidio era de Saravia pese a las numerosas versiones de quién pudo efectuar la lesión mortal a su pareja. “Brindo un total de nueve versiones diferentes, dijo que era un tal Esme de B° Provipo, luego dijo que eran cuatro personas, después seis, incluso dos hermanos de apellido Guaymás. La tarea de investigación consistió en rebatir estas hipótesis porque nadie más ingreso a ese domicilio cuando sucedió el hecho. Ella ahora declaró y brindó testimonio donde en algún punto reconoce su autoría pero que ocurrió dentro de la violencia de género. Esto lo hace como mecanismo de defensa y sin promesa de decir la verdad, es un dato que cuenta con elementos durante la instrucción penal preparatoria así que nosotros también ahora vamos a evaluar como modifica esto la estrategia del litigio o la acusación que pesaba en contra de ella. Veremos como instrumentar los elementos probatorios que quedan en el curso del debate para esclarecer el hecho y determinar la responsabilidad de la acusada en cuanto a qué tipo de delito y pena le corresponde”, señaló.

Ramos Ossorio
“Pese a que la señora no lo mencionó a lo largo de la investigación, nosotros si verificamos los registros donde constaba que había denuncias previas de violencia de género. Sin embargo, hay testimonios que dicen cómo el señor se presentaba lesionado a trabajar o con su grupo de amigos donde exhibía lesiones en su rostro. Aparentemente había un contexto de violencia familiar, es decir, actos de violencia mutuamente y quizás la situación no era evidente en un principio, es por eso que fue importante que haya declarado. Ella dijo que no había brindado esta versión porque mantuvo el secreto que le pidió la víctima, es decir López ya que si rebelaba lo sucedido, podría hacer mella en su hombría o que el grupo de amigos se burle porque había sido lesionado por su pareja”, agregó.

Por último, Ramos Ossorio sostuvo que hay que ver las posturas y argumentos jurídicos que tenga la estrategia de la defensa. “Nosotros tendremos que recalcular la imputación a partir de nuevos datos que nos permitan saber cómo sucedió el hecho. Lo que podemos decir que hubo una declaración que favorece la tesis de la fiscalía ya que reconoce el hecho pero el contexto de género merece muchas lecturas que se verán en el debate. Hay muchos elementos vinculados a la postura que tuvo al principio, varios testigos que la señalan como autora. Tenemos que ubicar el eje de las declaraciones para determinar cómo sucedió el hecho y si algún elemento se puede corroborar, son las pruebas las que condenan y absuelven a los imputados, una declaración es solamente un mecanismo de defensa”, concluyó. 

Te puede interesar