Dr. Núñez Burgos: “Ahora, no hay que saludarse ni con el codo”

DE BUENA FUENTE 22 de octubre de 2020 Por Daniel Torres
El ex-ministro de salud y bienestar social de la provincia aseguró que por seguridad, ni siquiera es conveniente saludar a otras personas con el codo, dada la peligrosidad de contagio por covid-19, por lo que bien podría comenzar a utilizarse el "saludo japonés".
ca823651-550a-4430-ad6b-d32df387973c

“Lo aplaudo al ministro de salud porque es un hombre que puso una forma de trabajo y está poniendo el acento en la atención pública”, reconoció el experimentado profesional médico, al tiempo que recordó que “para terminar con el cólera se hizo un proyecto, donde en su momento viajamos con gente de Buenos Aires para tratar el problema en el lugar y con la gente de Bolivia”.

Luego, celebró la campaña de testeos que se vienen desarrollando por los barrios, donde aseguró que “cuando escuché que los testeos no eran necesarios allá por el mes de junio, quiero recordar que en ese momento estuve reunido con la ministra Medrano y con Villada, les planteé esa necesidad, pero me dijeron que era caro, pero también están las obras sociales y hay que castigarlas a las que quieren lucrar en este momento”.

En la actualidad, contó que “atiendo por celular a todo el mundo, y a la gente que me quiera contactar, que me llame a mi teléfono celular, ya que por mi edad, 74 años, soy un paciente de riesgo no hago consultorio”.

En cuanto a las recomendaciones a la población, el Dr. Núñez Burgos indicó que “yo recomiendo el barbijo permanente y que la gente no hable hacia arriba, porque de esa manera se puede propagar de manera más rápida el virus”. 

En ese punto, agregó la necesidad de "evitar hasta el saludo con los codos y cualquier contacto con la otra persona, porque también puede significar un punto de contagio".

Es válido resaltar un saludo interpersonal como es el saludo japonés, que es un aspecto de la vida cotidiana que se hace frente a otras personas (ojigi). Una reverencia puede utilizarse para varios fines: para saludar, para mostrar agradecimiento, para demostrar que uno se siente culpable o para despedirse.

Te puede interesar