Cargnello: "la violencia de la pandemia se hace sentir entre nosotros"

SOCIEDAD 15 de septiembre de 2020
Monseñor Mario Antonio Cargnello realizó la misa tradicional del Pacto de Fidelidad pero esta vez en soledad, con las imágenes de los Santos Patrones dentro de la Catedral y dándole la espalda a una plaza vacía. "Perdónanos Señor, no pudimos sacar tu imagen", dijo el Arzobispo y añadió que "la violencia de la pandemia se está haciendo sentir entre nosotros".
119173268_4365086420199981_6313158550482702574_o

“Aquí estamos, es un 15 de septiembre muy especial, todo lo que debemos celebrar para rendirte homenaje no pudo ser”, señaló Cargnello y agregó: “hasta el lapacho que te saluda al frente de la Catedral escondió sus flores. El marco que nos ofrece la situación actual en nuestra Salta nos reviste a aquel 27 de marzo, cuando el papa Francisco en la soledad del Vaticano nos recordaba que estamos en la misma barca; experimentamos la verdad de lo afirmado por el Papa, la violencia de la pandemia se hace sentir entre nosotros”.

“La enfermedad se expande, el sistema de salud amenaza con colapsar, nuestros trabajadores se ven colapsados, agotados, la experiencia de la fragilidad física, social y espiritual es de todos...los recursos son insuficientes, la ciencia no es omnipotente, la tecnología también tiene sus límites, por eso surge el pedido de ayuda, sálvanos Señor”, refleionó el Arzobispo.

119515673_4365086373533319_7082348699384648626_o

Invocando la protección de aquellos médicos, profesionales de Salud, personal de Seguridad y todos los trabajadores esenciales que están enfrentando la pandemia, Monseñor también se refirió al golpe de la cuarentena en el comercio. “La economía ha sufrido y sigue sufriendo un deterioro muy grande, nos estamos empobreciendo, son muchísimas las familias que ven disminuir su calidad de vida, muchos se enfrentan a la posibilidad de perder su trabajo, sufren la angustia de un futuro incierto”, aseveró.

 “Perdónanos Señor, no pudimos sacar tu imagen, en la plaza se añora tu multitud, pero parecer escucharse tu voz que dice ‘No, este año yo los quiero cargar a cada uno de ustedes. Con tu madre, queremos pedirte que nos enseñes a descubrir el misterio de la vida que se esconde en esta hora, Señor abrázanos, te necesitamos”, concluyó Cargnello.

 

Te puede interesar