Mario Cargnello: “La pandemia hace emerger lo peor y lo mejor”

SOCIEDAD 13 de septiembre de 2020 Por Redacción El Expreso
Sin fieles en la Catedral, inició el Triduo con la Misa Estacional. El Monseñor Mario Cargnello dio un mensaje de esperanza en su homilía. “Celebramos un Milagro más profundo que nunca”, dijo.
3

Este domingo, en el marco de los homenajes a los Santos Patronos de la provincia, se celebró en la Catedral, la Misa Estacional, en el inicio del Triduo. 

La Catedral lució diferente sin la presencia de los fieles este domingo, debido a las medidas de aislamiento social obligatorio que dispuso el gobierno provincial hasta el 15 de septiembre. La ceremonia fue transmitida en directo a través de las redes sociales.

5d7399bc-c06e-41f9-bd49-f6c92008e2bf
En su homilía, el arzobispo Mario Cargnello manifestó que este 13 de septiembre es un día de homenaje a la Virgen del Milagro. “Cómo necesitamos Madres del Milagro que hoy entres en cada hogar”, manifestó Cargnello.

En su mensaje Cargnello se refirió a la pandemia que está haciendo estragos en la provincia con cientos de contagios por día. “La pandemia hace que emerjan con fuerza los egoísmos, rivalidades, estupideces”. A continuación consideró que también “emerge la generosidad de tanta gente, desde los sectores de la salud, seguridad, servicios esenciales, de todos aquellos que velan por nosotros”.

“La pandemia hace emerger lo peor y lo mejor”, indicó Cargnello.

“Lo que quisimos preparar no lo pudimos hacerlo, porque la enfermedad golpea también las puertas de la Catedral. La situación no lo permite, porque debemos cuidar a nuestra gente”, continúo. 

Más adelante cuestionó a quienes aprovechan esta crisis para buscar un rédito personal, “cómo se puede lucrar o ganar poder en medio de tanto dolor y amenaza de muerte. Cómo no se puede descubrir que todos necesitamos de Dios, de Jesús y de Ti madre”.

Por último en su mensaje Cargenllo destacó que “esta fiesta del Milagro es más fiesta que nunca. Así entramos en este Triduo. Por eso no tenemos miedo, por eso renovamos nuestra esperanza. Y espiritualmente nos tendemos la mano. Estoy convencido que cuando las aguas se serenen el Milagro será más fuerte que nunca, porque seremos más hermanos”.

Te puede interesar