Otra del cura Abram: “¡Monseñor, no se deje embaucar por los políticos!”

POLITICA 10 de septiembre de 2020
"El día 15, saquemos las imágenes con las calles valladas, pidiéndole a la gente que se quede en sus casas, como en Catamarca, y delante de nuestra Catedral los sacerdotes que podamos ir, renovemos nuestro pacto de fidelidad y Usted hable como centinela del pueblo de Salta". Le escribe, imperativo, a Cargnello, alentándolo a no aflojar con la procesión VIP. La misiva del responsable de la Igleisa León XIII, que recorre varios grupos de whatsapp, no precisamente alentando el amor y la unidad de los salteños.
Alberto Julio Abram web
El párroco a cargo de la Iglesia León XIII, volvió a la carga con sus ideas extremas para imponer lo que piensa o cree, sin exponer otro argumento que el fanatismo, pero que busca sostener buscando enemigos o blancos fáciles para la sociedad. ¿Hay que tomar en serio al padre Abram? Parece que para Cargnello, sí.
"No ceda a las presiones del gobierno para clausurarnos también el Milagro; se han pasado seis meses sin hacer nada. Han malgastado la plata que le han enviado para reforzar el sistema de salud", le dice a monseñor Mario Cargnello, apuntándole, obviamente, al gobierno provincial. Y le advierte no sobre los riesgos del coronavirus, sino de supuestos enemigos que supuestamente vienen contra la Iglesia Católica:
"No seamos ingenuos, la intencionalidad no es sólo la salud, la intencionalidad es dar un golpe mortal a la cabeza de la Fe de Salta, de allí el silencio cómplice de tantos que están en contra de la Fe y a favor del aborto. Y que hoy están agazapados viendo cómo nosotros nos rendimos ante los embates del autoritarismo gubernamental".
Para Abram, "el problema de contagio que estamos sufriendo ahora no es por la Iglesia ni por el Milagro, es por el Día del Amigo, del Día del Padre y el Día del Niño, que fueron un descontrol, y por todos los subsidios que son un descontrol en su cobro en el centro y los bancos no se cierran". 
Además dice que "la Catedral ha hecho todos los esfuerzos para mantener el distanciamiento social, no es la Catedral ni las iglesias las que contagian, el súper está lleno y es más chico que la Catedral".
En otro párrafo de su escrito, el padre Abram di que Salta tiene desde hace rato una Salud Pública abandonada "en una provincia gobernada por los mismos que se cambian de color qué se ponen amarillo naranja o celeste, según les convenga".
Y también le advierte a Cargnello que "no puede tomar esta resolución sin consultar a TODO el clero. El Milagro no es de su propiedad, ni del gobierno. Ya demasiado daño le hemos hecho al Milagro y a la Fe: hemos perdido la enseñanza religiosa en las escuelas; hemos perdido la peregrinación de las escuelas a la Catedral; hemos perdido el valioso aporte cultural y religioso de la novena original por una traducción mal hecha, que Ud. se empeña en mantener; hemos perdido la Misa del Señor y la Virgen del Milagro en el Misal, mientras se colocan y se agregan cualquier advocación, y ahora estamos perdiendo la posibilidad de celebrar el Milagro". Y apela a supuestos amigos para graficar la actitud del arzobispo por si cede a la necesidad de no provocar aglomeraciones por los riesgos de la pandemia:  "Algunos hermanos me dicen 'no te calentés, este es un pecho frío, no es salteño, como todos los que hemos tenido'; quiero creer que no es así".
En otra parte de su escrito, le recuerda la polémica del año pasado con el entonces presidente Macri: "usted le dijo al presidente el año pasado que se lleve el rostro de los pobres y que haga algo por los pobres ¿y a estos que le dice?", le pregunta. Y olvidándose de las enseñanzas monasteriales, se la agarra con "los obispos, los que los han hecho ganar, los villeros, porque ahora hay más de 50% de pobres. Mientras la UCA mintió el porcentaje de pobres el año pasado para hacer ganar a estos delincuentes".
Y para remarcar que no hay peligro de contagio en los ritos del Milagro, insiste en que "la Catedral se ha preparado. ¡Qué más puede hacer la Catedral! ¡Qué más podemos hacer las parroquias! Hemos hecho mucho más que el gobierno, que para solucionar los problemas de sanitización, le manda un litro de lavandina a las escuelas y a los hospitales". Insiste en que el próximo 15 de setiembre debe haber una procesión para unos cuantos elegidos, y le advierte a Cargnello sobre "un bochorno internacional lo que está haciendo la Argentina y es una vergüenza lo que ha hecho Salta, no seamos cómplices, la historia nos va a juzgar, lo va a juzgar".
Evidentemente, el padre Abram en su afán por minimizar loa riesgos de la pandemia y buscar demonios cercanos se olvidó de una tradicional enseñanza de la tradición religiosa local: setiembre "el mes del amor, el mes del milagro". Lamentable, tanto fanatismo. (O.B.)

Te puede interesar