El ministerio de Turismo mira para otro lado

SALTA 22 de mayo de 2020 Por Violeta Gil
Cristian Casilobo es guía de turismo desde hace 15 años, actualmente se desempeña de manera autónoma y esta mañana decidió encadenarse en la Glorieta de Plaza 9 de Julio. Solicita que el gobierno provincial atienda el reclamo de los más de 400 trabajadores guías de turismo de la provincia.
WhatsApp Image 2020-05-22 at 14.41.34

La emergencia sanitaria y la crisis por la pandemia COVID-19 sigue afectando claramente a todos los sectores de la economía, mucho más a los que están en condiciones de informalidad. En este caso el rubro del turismo, fuertemente golpeado, será uno de los últimos en ser reactivados, según las estimaciones que realizan los especialistas del tema.

“Antes todos nos aplaudían, por ser el sector más importante de la economía de la provincia y ahora nos dan las espaldas”, dijo Cristian Casilobo, trabajador autónomo que desde hace 15 años en Salta se dedica a ser guía de turismo.

Esta mañana tomo la determinación de encadenarse en la Glorieta de la Plaza 9 de Julio con el propósito de llamarles la atención a los funcionarios del gobierno provincial que, durante más de 60 días, hicieron oídos sordos a sus pedidos.

“Lo único que nos dijeron es que si queremos podemos sacar un crédito”, explicó Casilobo en diálogo con El Expreso Web. En Salta el Gobierno provincial a través del ministerio de Turismo y Producción gestionaron créditos del CFI (Consejo Federal de Inversiones) para empresas del sector turístico afectadas por la pandemia.

“Para nosotros es imposible sacar esos créditos”, manifiesta Casilobo y argumenta “para poder sacar esos créditos nos piden que pongamos como garantía terrenos, casas, negocios, muchos de nosotros nos tenemos nada de eso, y llegado el caso, si no podemos pagarlos, generamos una deuda que nos puede terminar por embargar lo único que tenemos”, explica. “La situación para nosotros es insostenible”.

Por su parte el trabajador denuncia el destrato que tuvo con ellos el ministro de Turismo, Mario Peña, quien hace una semana atrás le habría dicho a uno de sus compañeros: “chango ándate de acá, no vas a conseguir nada”, cunado uno de los trabajadores se acercó a Peña para plantearle la situación en la que se encuentra.

“El ministro acá no aparece, pero si está por Buenos Aires tratando de traer al fútbol, con el fútbol no comemos”, dijo el hombre.

Cristian es padre de seis niños y con su esposa hacen malabares para poder alimentarlos ya que la principal fuente de ingresos en el hogar era la suya, hace 60 días no trabaja y Cristian nos explica que han podido vivir gracias a los ahorros que durante años pudieron tener y al complemento de la asignación universal por hijo.

Cristian y su mujer tienen un bebé con una discapacidad en el 85% de su cuerpo a raíz de una mala praxis del Hospital Materno Infantil. Explica que por la pandemia en el hospital no le están realizando los tratamientos de neuro rehabilitación, que son fundamentales en una edad temprana. Resolvieron pagar en un sanatorio privado lo que significan $500 por cada sesión. “Hoy ya no pudo pagarlo” explicó.

“Quiero encontrar una solución por buenas maneras, tengo fe que alguien va a venir y me va a traer por escrito un acuerdo que nos ayude a solucionar este problema”, finalizó Cristian que además confirmó que permanecerá en la Glorieta hasta que alguien del gobierno se acerque.

Te puede interesar